Bentley Bacalar, el más caro y exclusivo de la marca

0
63

Este lujoso biplaza de dos millones de euros se ha podido ver por primera vez en Salón Privé británico.

Los fantasmas que rodeaban al Bentley Bacalar ya se han disipado. La cancelación del Salón de Ginebra, el pasado mes de marzo, dio al traste con el estreno público de este espectacular modelo, el más caro de la historia de la marca, el más sofisticado y el regreso del carrocero Mulliner en un coche del siglo XXI. Pero también es el primer biplaza de la marca desde 1930.
El Bacalar, que ha tomado su nombre de un lago en el Yucatán mexicano, se ha podido ver por primera vez en público este fin de semana en Salon Privé, el concurso de elegancia de vehículos clásicos que se ha celebrado en Blenheim Palace, en el parque de Woodstock (Gran Bretaña).

El retraso en su debut no supuso un revés comercial. Las 12 unidades de este modelo que se han fabricado artesanalmente en el taller de Bentley Mulliner en la factoría de la empresa en Crewe, siguiendo las indicaciones y gustos de cada cliente ya están vendidas.

El resultado ha sido el coche más caro de la historia de Bentley, entre 1,8 y 2,1 millones de libras (entre 1,9 y 2,3 millones de euros) cada unidad. El Bacalar está construido sobre la base del Continental GT convertible, pero con los voladizos traseros alargados dos centímetros. Las plazas traseras han desaparecido para convertirlo en un barchetta sin techo y sólo para el conductor y su acompañante.

Diseño exclusivo
La arquitectura de este peculiar vehículo ha permitido crear un diseño de cabina envolvente que enlaza el exterior con el interior y en el que las dos plazas tienen el máximo protagonismo. Detrás de cada plaza hay un maletero en forma de cápsula para el que la empresa italiana Schedoni ha realizado unas maletas a medida.
Bajo el capó lleva un motor W12 TSI de 6 litros que desarrolla una potencia máxima de 690 caballos con un par ​​900 Nm. Un sistema activo de tracción total distribuye la potencia entre el eje delantero y trasero y ayuda a la estabilidad en carretera. El cambio es automático de doble embrague y 8 velocidades. Para contener el peso, se utilizó en su fabricación una mezcla de aluminio ligero para las partes estructurales y fibra de carbono para las puertas y los elementos aerodinámicos. Además, se utilizó la impresión 3D para hacer algunos elementos de la parte trasera.

El interior, en el que se ha prestado atención hasta el mínimo detalle, es una combinación de lujo y tecnología, luces de led, tapizados de Alcántara, lanas escocesas, tejidos exclusivos desarrollados por artesanos británico e inserciones de madera o fibra de carbono en el salpicadero. Con una especial atención a utilizar materiales sostenibles. Cualquier petición del cliente, que no afecte a la estructura básica del coche, se puede cumplir.

(CocheGlobal para Motortop)