Henessey va por la barrera de los 500 km/h

0
116

La versión de producción del hypercar se estrenará en pocos días con un motor de 1842 CV que intentará romper la barrera de los 500 km/h de velocidad.

¿Será posible, o solo será una expresión de deseo? Con el Venom F5, la marca Hennessey quiere crear el primer hypercar capaz de llegar a la velocidad límite de los 500 km/h. Durante los últimos años la automotirz de lujo ha ido mostrando sus distintas partes, desde su motor ‘Fury’ a su nuevo chasis, pasando por su interior. Tras cumplir los pasos previos ahora hay fecha para el desembarco de su definitiva versión de producción.

Con un último teaser al ritmo de ‘Dream On’ de Aerosmith se pudieron observar en primer plano algunas de las partes en pura fibra de carbono de este veloz hypercar Hennessey Performance, así como una nueva «H» que parece que será el nuevo logo de la compañía para este nuevo Venom F5 cuya fecha de debut sería el próximo 15 de diciembre, es decir en menos de una semana. Un modelo que buscará convertirse en el auto de producción más rápido del mundo y llegar más lejos que los recientes SSC Tuatara o el Bugatti Chiron Super Sport 300+.

Para ello este Hennessey Venom F5 cuenta con un chasis ligero de fibra de carbono que solo pesa 86 kg y que ademá presume de una extraordinaria rigidez torsional de hasta 52.000 Nm por grado, superando así incluso la del Bugatti Chiron. Según los últimos datos que ofreció al respecto, esto le permitiría lograr un peso total de tan solo 1.338 kg, una cifra menor que su potencia y par que garantizarán una velocidad salvaje.

A esto se suma su gran motor V8 con doble turbo y 6.6 litros de cilindrada que fue bautizado con el nombre de ‘Fury’. Y no es para menos teniendo en cuenta que este bloque, basado en un motor LS Chrevrolet, pero profundamente revisado con nuevos componentes hechos a medida, será capaz finalmente de rendir la friolera de 1.842 CV de potencia y 1.617 Nm de par máximo que irán directos a las ruedas traseras a través de una transmisión de 7 velocidades.

Por si fuera poco, además de apostar por invertir en un chasis y motor más vanzados que antaño, poco queda de aquel primer Venom con un interior espartano y basado en un Lotus Exige. Ahora el interior de este Hennessey está más cerca de cabinas como la de los avanzados hypercar de Aston Martin como el Valkyrie, que de un superdeportivo americano tradicional. La muestra está en un interior con un diseño de lo más moderno y una destacada presencia de la fibra de carbono y un tecnológico volante con una pantalla incluida que hará de cuadro de mandos.

En tan solo unos días Hennessey presentará la versión definitiva de este modelo que promete mucho con sus cifras y tecnología en este esperado modelo de producción, súper veloz.

(Carburando)