HUNGRÍA: UNA MAGRA COSECHA; SE VIENE URUGUAY (AGOSTO)

0
164

«No fue el ciclo europeo del TCR World Tour que esperaba. Hubo momentos buenos, pero también momentos malos. Ahora espero con mucha ansiedad la próxima competencia que será en Uruguay. Es momento de empezar a recorrer el mundo con el Mundial», señaló Santiago Urrutia desde Hungría tras un fin de semana con magra cosecha de puntos, sanción en la Carrera y una amenaza de Borkovicz -pública, a la vista de todo el mundo- que traducida al español es algo así como «si lo veo a Urrutia, lo mato».

Un Borkovicz que ya tiene antecedentes violentos cuando la emprendió contra Azcona en el Red Bull Ring hace cuatro años -por el Europeo que también corría Urrutia con Audi- cuando el español le fue a recriminar por haberle destrozado el Cupra.

Ese fin de semana todos los equipos se pusieron «de punta» contra el organizador del TCR Europeo porque los Comisarios Deportivos (qué casualidad…) no actuaban frenando las palizas y todo era un «siga, siga». Fue la última carrera de esos Comisarios Deportivos…

Los equipos reclamaron por los altos costos que estaban pagando con las roturas y que además, se bajaban algunos pilotos por quedarse sin presupuesto ante tamañas daños por golpes que no eran sancionados.

Ese día Borkovicz quedó impune. Le dieron unos lugarcitos para la grilla siguiente pero pulverizó tres autos…

Hoy pasa lo mismo: pilotos impunes con saldos importantes en maniobras que no se penalizan (excepto las de Urrutia).

¿Hará algo la FIA con los antecedentes violentos de Borkovicz y las amenazas a Santiago Urrutia? No creo, no funciona así, ya lo hemos visto.

Lo mejor para Santiago Urrutia es «meter violín en bolsa», masticar la bronca y concentrarse en la carrera en su casa.

Un fin de semana «mundial» en El Pinar con el TCR World Tour, TCR South América y el Superturismo uruguayo.