Impresiona: comenzó la producción del McLaren Senna GTR

0
221

El McLaren Senna GTR se ve espectacular. A la vista es uno de los modelos más impresionantes que un apasionado por los autos deportivos pueda tener.

Se trata nada menos que de la versión de competición del McLaren Senna. Es un súper auto que no es apto para circular en rutas abiertas. Su producción está limitada a 75 unidades, todas ellas ya vendidas a razón de 1,4 millones de euros cada una.

El Senna GTR deriva del espectacular McLaren Senna y es el sucesor del McLaren P1 GTR. Forma parte de las Ultimate Series, donde comparte escenario con su versión legal y con el McLaren Speedtail. Tiene dos variantes de calle: McLaren Senna LM y McLaren Senna Can-Am.

Se presentó en el Salón de Ginebra de 2019 y en estos momentos está en la línea de producción de Woking, Inglaterra, de donde ya han trascendido las primeras imágenes. Por su naturaleza, sus rivales son animales de circuito como el Ferrari FXX-K Evoluzione o el Aston Martin Valkyrie AMR Pro.

Este impresionante auto fue visto en noviembre de 2019 en el circuito de Bahrein, donde la marca desplazó una unidad prototipo para que periodistas e invitados pudieran probarla en persona.

El McLaren Senna GTR prescinde de elementos innecesarios y agrega aún más detalles en fibra de carbono para reducir su peso hasta los 1.188 kilos, diez kilos menos que el McLaren Senna. Cuenta el sitio español Soymotor.com que su ratio –685 caballos por 1.000 kilos– lo convierte en el mejor auto desarrollado por McLaren Automotive.

Si bien en su versión concept –presentada en Ginebra 2018– lucía los escapes en los laterales, justo delante de las ruedas traseras, en la terminación de producción estos adoptan la misma posición que en el modelo de calle. Se sitúan en el centro de la parte de atrás del auto y soplan por detrás del alerón trasero, tal como ocurre en la Fórmula 1 moderna.

Pero lo que más llama la atención es el descomunal tamaño de su alerón trasero, tarjeta de presentación del gran secreto del Senna GTR: su apoyo en curva. El vehículo genera hasta 1.000 kilos de carga aerodinámica, un 25% más que el Senna. De hecho, alcanza el mismo nivel de “downforce” que su hermano yendo un 15% más lento.

Esteban Palazzo, diseñador principal de McLaren, ha hablado sobre el desafío que representaba crear un alerón de estas proporciones: «Todo el mundo habla de lo mismo. Lo primero que dicen es ‘ese alerón es muy grande'», comenta en un vídeo difundido por la marca.

«En cualquier otro programa, los ingenieros vendrían a verte con unas cifras. Pero en este proyecto en particular, el objetivo era muy grande. Eran unos 1.000 kilos de carga aerodinámica. Luego estaba el desafío de dónde lo colocabas, porque además de carga aerodinámica también sirve para estabilizar el auto en las rectas».

«Uno no ha de olvidar que quien recibe esto es un cliente normal. Tú haces tu investigación para saber qué le gusta al cliente, pero has de estar seguro de que esos 1.000 kilos que recibirá es algo que puede comprender al acto».

Las alas son más grandes y profundas, y la trasera incorpora unos endplates laterales que evocan irremediablemente a los vistos en la Fórmula 1. Estos son fijos, pero cuenta con un DRS inteligente que se abre en recta para mayor velocidad punta y se cierra en frenada para otorgar al piloto la máxima confianza en cada situación de la conducción. El splitter delantero recibe nuevas aletas para optimizar su rendimiento y crear vórtices.

Todos estos elementos se han probado y desarrollado con tecnologías que McLaren normalmente vincula a su equipo de Fórmula 1, tales como el túnel de viento o el CFD, que han jugado un papel clave para obtener simulaciones válidas que permitieran optimizar desde la gestación el rendimiento del modelo.

Su suspensión deriva directamente de la usada en el automovilismo de competición.

Aunque el McLaren Senna GTR no se adhiere a ninguna normativa técnica, su naturaleza lo acerca mucho a lo que deberían ser los futuros hypercar de las 24 Horas de Le Mans y el Mundial de Resistencia (WEC).

El super auto se ofrece de serie con un asiento de fibra de carbono con cinturón de seis puntos. Si el propietario lo desea, puede instalar uno para llevar un copiloto.

Tanto el asiento como la jaula de seguridad cuentan con homologación FIA.

Elementos presentes en el auto de calle –consola central táctil, sistema multimedia, airbags– desaparecen en la versión GTR, como sería de esperar de un coche de carreras.

El volante original deja paso a una especificación de competición importada directamente del McLaren 720S GT3. Sus botones incluyen funcionalidades como el control de salida, el limitador de velocidad para boxes o un modo de conducción para lluvia.

Para arrancar el motor, basta con pulsar un botón situado en el techo del modelo. Es el mismo mecanismo que en el Senna legal.

El McLaren Senna GTR tan sólo se permite un lujo: el aire acondicionado. Su existencia significa que el auto podría ser aún más ligero, aunque sus propietarios seguro que agradecerán contar con esa comodidad cuando estén en el fragor de la batalla.

El Senna GTR cuenta con telemetría, un extintor de emergencia y gatos neumáticos a imagen de los usados en el DTM. También está preparado para poder hablar por radio con el ingeniero.

Cuenta con tecnologías como el ‘Anti-Colission Radar System’, importado directamente del automovilismo de resistencia, que avisa al conductor cuando otros coches se acercan al nuestro a fin de ser conscientes de nuestra posición en la pista. La caja negra del coche graba telemetría y vídeo, disponible.

El McLaren Senna GTR equipa un motor V8 biturbo de 4.0 litros que entrega 814 caballos de potencia con un par motor de 800 Newton metro. Este GTR posee 25 caballos más que el McLaren Senna. La ganancia proviene de un nuevo control del motor y de la supresión del catalizador secundario. Esta última medida reduce la contrapresión, facilitando la salida de los gases de la cámara de combustión hacia el escape y produciendo un sonido más agresivo.

No han trascendido aún datos sobre su rendimiento, pero previsiblemente estará por encima de los 340 kilómetros/hora que alcanza la versión legal. Ésta acelera de 0 a 100 en 2,8 segundos, alcanza los 200 en 6,8 y supera la barrera de los 300 en 17,5.

El McLaren Senna GTR es menos potente que su predecesor, el McLaren P1 GTR, que con sus 986 caballos –sistema híbrido incluido– le supera en 172. Pero el Senna GTR le supera en peso –317 kilos más ligero– y en carga aerodinámica –317 kilos más de apoyo–.

El McLaren Senna GTR cuesta 1,3 millones de libras –1,4 millones de euros– y su producción está limitada a 75 unidades, todas ya vendidas desde el momento de su presentación en el Salón de Ginebra de 2019.