La Fórmula E prepara su mayor salto tecnológico en 10 años

0
78

A la espectacularidad de los monoplazas de la Gen3 de Fórmula E estrenados en 2023 se les unirá la recarga en carrera a partir del quinto evento de 2024

La Formula E ha empezado su décima temporada, la segunda con los monoplazas de Gen-3 y con una novedad muy destacada, puesto que por primera vez veremos maniobras de recarga durante la carrera.

El Attack Charge, como se denomina la operación, se establecerá en la carrera de Misano y tendrá lugar en cinco citas, ya que la organización quiere certificar la máxima seguridad antes de generalizar este relevante salto.

La evolución del campeonato es impresionante a lo largo de esta década. En 2023 se introdujo la tercera generación, que representó un gran paso hacia delante desde el punto de vista tecnológico. El certamen cuenta con 11 equipos.

En la primera generación los pilotos entraban a boxes para cambiar de coche dada la poca autonomía, mientras que ahora van a parar a recargar la batería.

En 2024 y por primera vez se verá la recarga de baterías en acción real y será durante el mes de abril en el circuito de Misano, un circuito permanente, según anunció la FIA y que será la sexta cita del año.

Este formato también se usará en Shanghái y Portland, también circuitos permanentes, y en los ePrix de Berlín y Londres.

Nuevos monoplazas eléctricos

El calendario, que estaba programado a 11 meetings, está compuesto finalmente por 10.

El ePrix de India, en Hyderabad, se canceló pocos días antes de empezar la temporada 2024 por disputas financieras entre el promotor y las autoridades de la región.

España, finalmente, no acogerá ninguna prueba de la especialidad tampoco este año pese a que se negoció hasta el final con la ciudad de Málaga.

En cuanto a las prestaciones de los monoplazas, hay que destacar que la aparición del Gen3 en 2023 supuso un importante salto cualitativo para el campeonato y la tecnología eléctrica.

La potencia máxima subía a 350 Kw (475 CV), con dos unidades motrices, una para cada eje: 250kW el delantero y 350kW el trasero. Los frenos convencionales son sustituidos por el sistema de regeneración como mecanismo de retención.

También aumentaba la energía recuperada durante la carrera, ya que el 40 por ciento de la consumida se genera durante la misma frente al 30 por ciento de la anterior.

(Info: CocheGlobal)