¿Lo harían? se puede electrificar el clásico Land Rover

0
88

Atentos el Club Land Rover Uruguay… La empresa británica Everrati, uno se los especialistas mundiales en la adaptación de automóviles clásicos a la propulsión eléctrica, acaba de entregar en Estados Unidos el primer Land Rover Serie IIA de cero emisiones. Este modelo toma como base la primera generación del mítico Land Rover, que se fabricó entre 1948 y 1990, cuando pasó a llamarse Defender.

España no solo está retrasada en la venta de vehículos eléctricos nuevos y en la red de recarga. Mientras en toda Europa triunfa el «restomod» de automóviles, la electrificación de coches clásicos, aquí los disparatados costes de homologación, superiores incluso a la adaptación, están retasando la llegada de esta tendencia, un buen ejemplo de economía circular.

Así es el Land Rover eléctrico

Para este trabajo Everrati toma como base la Serie II del Land Rover, la primera evolución de este vehículo que se lanzó en 1958 y vivió más de una década, hasta 1971. Además de la restauración total del vehículo, manteniendo la integridad estructural, el diseño y el ADN del modelo original, se integra un tren motriz 100% electico con varios motores que aportan una potencia total de 150 caballos y 300 Nm de par desde el arranque. Con una batería de 60 kWh puede circular con tracción 4×2 y 4×4 con una autonomía de 150 millas (241 km) que se combina con un frenado regenerativo para recuperar energía y capacidad de carga rápida.

Everrati ofrece la posibilidad de personalizar el vehículo, elegir el color exterior y un techo de lona muy similar al del pasado. Los asientos delanteros están tapizados en cuero y opcionalmente puede llevar un banco trasero, también tapizado en cuero con cinturones de seguridad, techo duro o dirección asistida, volante de madera y suelo de teca.
Este Land Rover clásico electrificado tiene un precio que arranca en 160.000 libras (unos 185.500 euros), pero se puede incrementar considerablemente en función de los extras que quiera añadir el comprador.

Coches clásicos y sostenibilidad

Este proyecto empresarial, creado en 2019, es el resultado del entusiasmo del empresario británico Justin Lunny y el especialista en automóviles Nick Williams. Los dos eran unos apasionados del automóvil desde niños pero también preocupados por el medio ambiente buscaron la forma de unir sus dos pasiones restaurando coches clásicos, iconos del pasado, trasformados a la propulsión eléctrica. Entre sus productos Everrati ofrece, además del Land Rover, el Mercedes-Benz ‘Pagoda’ y Porsche 911 coupé, targa o cabrio.
Land Rover sigue siendo la marca de automóviles más británica, pese a que desde 2008 pertenece al consorcio indio Tata Motors. Nació en 1948 cuando en el Salón del Automóvil de Ámsterdam de la postguerra se desveló el Serie I, aunque llegar a ese momento no fue fácil.

De Land Rover a Defender

Al terminar la II Guerra Mundial los hermanos Maurice y Spencer Wilks, director y jefe de diseño de Rover, empezaron a desarrollar un vehículo que aportara una herramienta de trabajo a los agricultores británicos. Tenía que ser «simple, funcional, capaz de hacerlo todo y en todas las circunstancias». Tomaron como base los Jeep Willys que los americanos habían dejado abandonados tras la guerra y como no había acero utilizaron para la carrocería paneles de aluminio del fuselaje de los aviones de combate. El resultado fue un vehículo innovador, con tracción a las cuatro ruedas, tres asientos, techo de lona y armazón de aluminio. Le pusieron de nombre Land Rover (el Rover para la tierra). En 1950 en Land Rover representaba ya el 75% de la producción de Rover.

El Land Rover vivió 68 años, hasta 2016. El original, el Serie I, tuvo diferentes evoluciones (Serie II en 1958 y III en 1971) y en 1990 pasó a llamarse Defender. En ese tiempo se fabricaron más de dos millones de unidades y uno de ellos se subastó en 2015 por 400.000 libras. Fue el coche preferido de la familia real británica para salir al campo y también de Winston Churchill. Tuvo todo tipo de versiones: militar, ambulancia o bomberos. Se fabricó en diferentes países bajo licencia, también en España a partir de 1959, en la extinta Santana Motor de Linares (Jaén) y bajo marca Santana.

(CocheGlobal)