Nuevo Jeep Compass, primero de la era Stellantis

0
218

Fabricado en Italia estrena un nuevo diseño interior y exterior, ofrece opciones 4×2 y 4×4, motores de gasolina, diésel e híbridos.

Aunque Hollywood nos ha hecho creer que el principio del fin de la II Guerra Mundial empezó en el Atlántico, realmente se fraguó en el Mediterráneo, en Sicilia, en el verano de 1943. Y de ahí hacia el norte, por la Península Itálica, parte del ejército americano viajó en los primitivos Jeep que desde 1940 fabricaba la empresa Willys Overland Motors. Esta historia la contaron los cineastas italianos Roberto Rosellini en ‘Roma Cittá aperta’ o Liliana Cavani en ‘La pelle’ (la llegada a Nápoles de los americanos). Películas menos épicas, pero seguramente más realistas y con menos fama.

Los soldados americanos que cruzaron Italia se llevaron a su país la pizza y la hicieron famosa en todo el mundo. Lo que no esperaban es que 80 años después, los nietos de aquellos italianos que los vieron pasar son los que diseñan y fabrican los nuevos Jeep del siglo XXI ya bajo el nuevo grupo Stellantis creado junto a la antigua PSA.

La tradicional marca americana de 4×4 acaba de presentar el nuevo Jeep Compass, un SUV del segmento C que también hace honor a las cualidades off road de sus antepasados. Lanzado por primera vez en 2017 y producido en la factoría italiana de Melfi, en el interior del sur del país, es el Jeep más europeo y el que más ha contribuido al éxito de la marca en el Viejo Continente donde representa el 40% de las ventas de Jeep con 200.000 unidades matriculadas en estos años. Además, ha sido el segundo modelo de la marca, tras el Renegade, en incorporar a su gama una versión hibrida enchufable estrenando el nombre 4xe. La cave de su éxito es que el Compass puede funcionar como coche urbano o familiar sin perder el estilo de todoterreno y con unas buenas aptitudes fuera del asfalto.

Frontal modernizado
Este nuevo Compass introduce cambios en el diseño exterior e interior que, según reveló Daniele Calonaci, jefe de diseño de Jeep para Europa, adelanta elementos que serán comunes en los Jeep que se lancen en el futuro.

Mantiene un frontal poderoso con las siete aberturas, características típicas de la marca, pero con un aspecto más moderno. Lo mismo ha mutado en el interior, más espacio, más comodidad, pero manteniendo la cierta sobriedad de los Jeep. El nuevo salpicadero está dividido en tres alturas y se pueden escoger diferentes materiales y texturas que permiten también diferenciar los niveles de acabado. Por ejemplo piel napa, aluminio, fibra de cabono, cromados de diferentes colores (negro, gris, mate, brillante).

También ha aumentado la capacidad interior para llevar diferentes objetos, con un gran compartimento entre las dos plazas delanteras de cinco litros de capacidad y otro espacio por delante de la palanca del cambio en el que incluso cabe una Tablet pequeña.

La gama cuenta con motorizaciones gasolina, diésel e híbrida enchufable, tracción delantera e integral y cambios manual de seis velocidades, automático de doble embrague en seco y automático de seis velocidades.

Menos emisiones e hibridación
Las versiones de gasolina llevan un motor de 1.3 litros y 130 o 150 caballos, que reduce hasta un 27% el consumo y las emisiones respecto al anterior. Tiene tracción 4×2 y cambio manual o de doble embrague. El diésel es un motor 1.6 de 130 caballos con cambio manual y tracción delantera. La gama hibrida ofrece la opción de escoger entre 190 y 240 caballos con cambio automático de seis velocidades y tracción a las cuatro ruedas. La autonomía en modo 100% eléctrico es de 47 o 49 km, según las versiones. Todos los motores cumplen la normativa Euro 6D.

Una de las características del nuevo Compass es su alto nivel de equipamiento. Todos los mandos son digitales, tiene una gran pantalla central, reconocimiento de voz y es el primer Jeep europeo que introduce una conducción autónoma de nivel 2. Entre los sistemas de ayuda a la conducción con los que cuenta figuran: reconocimiento de señales de tráfico, asistente de velocidad inteligente, alerta de cansancio o frenado automático de emergencia con reconocimiento de peatones y ciclistas. Además de Highway Assist, que combina el control de crucero adaptativo y el centrado de carril, para ajustar automáticamente la velocidad y la trayectoria del vehículo. Estará disponible en la segunda parte del año.

El nuevo Compass se lanza con cinco niveles de equipamiento (Sport, Longitude, Limited, S, que es el más alto, y Trailhawk, el más aventurero) y con una gama de precios que empieza en 28.500 euros y que llega a los 47.700 con la terminación S en la versión 4xe.
(CocheGlobal para Motortop)

Artículo anteriorAston Martin Vantage: tu propio Safety Car
Artículo siguienteRegresó Opel: desde Uruguay para la región