Opel, que vuelve a Uruguay, recuperó el Mokka

0
169

La gama cuenta con dos motores de gasolina y un diésel.

Opel recupera uno de sus modelos más emblemáticos, el Mokka. Aunque la anterior generación desapareció de los concesionarios a principios de este año, habrá que esperar hasta marzo del 2021 para matricular las primeras unidades del nuevo modelo, aunque ya se pueden hacer pedidos en firme.

El nuevo Opel Mokka adelanta cómo va a ser el diseño de familia de la nueva gama de la marca, ahora integrada en el Grupo PSA. Lo más característico es su frontal en dos niveles. Una parte superior retranqueada en la que se agrupan las luces y una rejilla de policarbonato oscurecido. En la parte inferior están las tomas de aire. También, opcionalmente, puede llevar un capó negro, en contraste con el resto de la carrocería.

Sus dimensiones han variado ligeramente respecto al antecesor y utiliza la plataforma modular multienergias del Grupo PSA (Common Modular Platform), que permite producir en la misma línea de montaje versiones con motores de combustión y eléctricos. Es la misma que utilizan Citroën, DS y Peugeot.

Cómo es el Mokka
El Mokka, un pequeño monovolumen compacto de cinco plazas, mide 4,15 metros de largo, ligeramente menos que su antecesor (0,12) pero es 10 mm más ancho y tiene una distancia entre ejes ligeramente mayor, lo que aporta una mejor habitabilidad. El maletero pierde seis litros y se queda en 350. Pesa 120 kilos menos.

El diseño interior también adelanta el estilo futuro de todos los modelos de la marca. Se caracteriza por un salpicadero que integra la mayoría de los mandos y la información en dos pantallas digitales pegadas que aparentan una gran superficie plana. De serie son pantallas de siete pulgadas que puede ampliarse a 10” y 12”.

La gama está formada por dos motores de gasolina con tres cilindros, 1.2 litros y turboalimentados de 100 y 130 caballos, y un diésel 1.5 de 110 caballos y cuatro cilindros. El cambio es manual de seis velocidades y, opcionalmente, el motor más potente de gasolina puede llevar un cambio automático de ocho marchas. Como novedad, el Mokka incluye una versión eléctrica, técnicamente igual que el Corsa-e, con un motor eléctrico de 100 kw, equivalentes a 136 caballos, y unas baterías de 50kWh, situadas bajo el piso del vehículo, que le dan una autonomía de 324 km (normativa WLTP). Su originalidad es que no tiene palanca de cambios, se sustituye por botones, como en los superdeportivos. Esta versión tiene un par máximo de 260 Nm, disponibles desde el arranque. Su peso el ligeramente superior a las versiones térmicas, pero Opel no lo ha desvelado.
Versiones
Para el Mokka Opel ha optado en vez de una amplia gama de ociones por cuatro terminaciones: Edition, GS Line, Bussines Elegance y Utimate, que combinan paquetes de equipamiento con detalles estéticos, por ejemplo, cada una de ellas tiene unas llantas específicas.

(CocheGlobal para Motortop)