Un símbolo: murió Ricardo Divila, creador del Copersucar F1

0
645

El ingeniero brasileño, Ricardo Divila, creador del Copersucar de F1, falleció a los 74 años.

Aunque siempre se mantuvo famoso por sus conexiones con Emerson Fittipaldi, Divila, estuvo involucrado con una extraordinaria variedad de categorías y equipos en su vida como ingeniero y diseño que se extendió durante casi seis décadas, y que lo vio trabajar con una lista de pilotos estelares.

Durante gran parte de ese tiempo trabajó como freelance a través de su propia empresa de consultoría, con múltiples roles en diferentes campeonatos y en diferentes continentes en cualquier momento.

Su nombre completo era Ricardo Ramsey Divila y había nacido en San Paulo el 30 de mayo de 1945. Tenía raíces checas del lado de su padre y tenía doble nacionalidad brasileña/francesa.

Estudió ingeniería mecánica y, con interés en las carreras, era inevitable que se encontrara con los hermanos Fittipaldi, Emerson y Wilson.

Diseñó una Fórmula Vee y autos deportivos para los hermanos brasileños y se unió a ellos para ayudarlos cuando fueron a Europa, con Emerson haciendo el viaje por primera vez en 1969.

Cuando en 1974 Wilson Fittipaldi decidió comenzar el primer equipo de Fórmula 1 Brasileño, Divila fue reclutado como diseñador del auto llamado Copersucar.

Creó la distintiva serie FD01/02/03, con su apellido inicial uniéndose a Fittipaldi en la nomenclatura.

Wilson corrió el Copersucar durante toda la temporada de 1975. Desafortunadamente, no logró conseguir un punto, registrando como mejor resultado un décimo al final del Gran Premio de Estados Unidos antes de retirarse de la conducción.

Para 1976, el nuevo FD04 de Divila era un auto de aspecto más convencional, pero después de mostrar un ritmo temprano en su carrera de casa, donde clasificó quinto, resultó problemático, anotando solo un trío de sextos lugares. El automóvil también se usó para la primera parte de la temporada 1977.

Para entonces, los Fittipaldi decidieron que necesitaban ayuda de diseño adicional y Dave Baldwin fue contratado para supervisar el F5; la «D» se eliminó de la nomenclatura.

Posteriormente, Ralph Bellamy, Harvey Postlethwaite y un recién llegado llamado Adrian Newey tuvieron su interacción con Fittipaldi.

Sin embargo, a pesar de su aparente degradación, Divila permaneció con el equipo en un rol técnico superior y de ingeniería de carrera hasta su desaparición al final de la temporada de 1982, incluso diseñando el último automóvil, el F9.

Luego se centró en su propio negocio de consultoría. Los primeros clientes incluyeron a March, Ralt y ADA Engineering, para quienes diseñó un automóvil del Grupo C2. Trabajó con los equipos Patrick, Hemelgarn y Provimi Veal en las carreras de IndyCar, y con Eddie Jordan en F3 y F3000.

En 1987 se unió al equipo FIRST Racing F3000 como director técnico, y también diseñó un auto de F1 para el equipo. Nunca corrió en su forma prevista. 

En 1989 regresó a la F1 por un período como ingeniero jefe en Ligier, que fue seguido por un período en Fondmetal en 1991. Luego fue a Minardi, donde trabajó con el futuro jefe técnico de Ferrari y Mercedes, Aldo Costa.

En 1997-1998 también trabajó para el equipo de Keke Rosberg en turismos, y luego encontró otro ex empleador campeón del mundo en 2000 cuando regresó a la F1 con Prost Grand Prix como director de I + D, un papel que combinó con el trabajo en el equipo francés dentro de la F3000.

Después de que Prost cerró a fines de 2001, se centró principalmente en su relación con Nissan, trabajando extensamente en Japón en SUPER GT y contribuyendo a una serie de títulos, además de ganar en Super Fórmula con el equipo Impul. Se mudó al Toyota Team SARD en GT en 2009, pero luego regresó a Nissan.

En 2016 se reunió con Wilson Fittipaldi como director técnico en una nueva serie de Fórmula Vee en Brasil, y el año pasado asumió un papel similar para el campeonato F4 dentro de su país.

Continuó diseñando automóviles en GT con RJN Motorsport. También fue un aficionado entusiasta de Twitter, y recientemente mantuvo a los seguidores actualizados con la restauración del chasis original de Copersucar.

Artículo anteriorToyota Yaris Cross: el SUV pequeño no pierde el ADN
Artículo siguienteFórmula Uno arranca en julio con dos carreras en Austria